El espacio funciona como un showroom con una selección de prendas, donde el consumidor puede acceder a la colección completa de manera online. A la hora de comprar, los Magic Mirror instalados en la tienda, y con tecnología RFID, permiten navegar por toda la colección, proponer looks y destacar piezas sólo acercando la prenda y escaneando el código de barras a la hora de comprar.