Otra de las soluciones, orientada a reducir los costes del sector sanitario, es JogoStock de JogoTech, un sistema de estanterías modulares conectadas por NB-IoT, que permite el control en tiempo real de los insumos hospitalarios.

01

Feb 2017

Emprendedores

Hace unos días entrevistamos a Imascono, empresa de Realidad Aumentada que está revolucionando el mundo de la moda. Hoy es el turno de JogoTech, la empresa que está ayudando a la digitalización de la industria textil desde una de las primeras etapas del proceso de compra: el probador. Ambos proyectos serán los protagonistas de nuestro próximo #LaunchmetricsAfterwork donde compartirán con los asistentes qué aportan sus empresas a este sector, uno

http://www.fundacionorange.es/wp-content/uploads/2016/07/eE_Buenas_practicas_transformacion_digital_retail.pdf

Otra de las tecnologías en las que está trabajando el grupo fundado por Amancio Ortega es el probador inteligente. El gigante textil ha instalado algunas pantallas tipo tableta en los probadores de tiendas concretas.

La versión contemporánea del espejo mágico no va a decir que somos los más guapos del reino, sino que ayudará a los clientes y los dependientes en el proceso de compra. 

¿Cuántas veces te ha ocurrido que estando en un probador querías otra talla, la prenda de otro color, etc., pero no tenías a nadie que te lo acercara? Ahora, con los nuevos espejos inteligentes ésto está solucionado, ya que te permiten avisar al dependiente de tus necesidades…

Hay que empezar a olvidarse de tener que salir del probador para buscar otra talla, elegir una camisa que combine e incluso pagar la compra. La compañía española JogoTech ha presentado en la tienda Hutton de Madrid una innovadora tecnología que se basa en un espejo inteligente que hará las delicias de cualquier amante de las compras, y también de los que no lo son. Es el único en toda

Pero lo más llamativo es su apuesta por las últimas tecnologías. Entrar a los probadores es dar un paso en el tiempo, un viaje al futuro. Los espejos son pantallas con las que puede interactuar. Una vez dentro pedir un cambio de talla o de color es cuestión de dar al enter. Uno de los 86 empleados atiende la petición con la alarma que salta en las pulseras que llevan.

El elemento tecnológico más llamativo está escondido en los probadores. Los cubículos tienen tres espejos del suelo al techo. En el de la derecha, de fondo, hay proyectada una pantalla de ordenador. Y al otro lado un escáner. Los clientes entran, escanean la prenda que se van a probar y en el monitor aparece un menú con el mismo aspecto que en la página web: un modelo lleva la prenda