La inteligencia artificial y las tecnologías analíticas, dos de las mayores apuestas de innovación en 2018, son la base sobre la que se sustenta el desarrollo del IoT. Una de las últimas compañías de moda en tomar medidas en materia de IoT ha sido Mango. El pasado febrero, el grupo anunció una alianza con Vodafone para implantar el Internet de las Cosas en los probadores de una selección de su red de tiendas a escala global.

Las nuevas cabinas parten de un espejo digital concebido por la operadora de telecomunicaciones en colaboración con la también tecnológica Jogotech. El espejo escanea las etiquetas de las prendas y conecta con el personal de tienda para solicitar tallas o colores, además de sugerir productos adicionales.

Inditex, el mayor grupo de distribución de moda del mundo por volumen de negocio, también se ha servido del Internet de las Cosas para dotar de inteligencia sus probadores. El titán gallego, que cuenta desde 2016 con un área de innovación, cuenta con probadores interactivos en puñado de establecimientos que se sirven de la tecnología de Rfid que llevan implantadas las alarmas de todas las prendas.

Innovación: Los principales aliados para el crecimiento del IoT