Los espejos interactivos equipados con RFID detectan las prendas y permiten al cliente comprobar el look sin necesidad de probarlo.